Las Divagaciones de Miriam al-Mayiriti

Un lugar estrictamente personal, para poder expresarme libremente sin ninguna limitación, compromiso ni obligación hacia nadie. "Sapere aude". "Nullius in verba".

Acerca de

Borré mis entradas personales anteriores. Dejé solo los “repost” de noticias y videos que fui encontrando en la red y que me parecieron de gran interés. Con la intención de iniciar una nueva etapa. En la que, como antes, mi meta es hablar libremente, sin los compromisos y ataduras que implica el participar en la actividad de uno u otro tipo. Por eso es imprescindible el anonimato. Así que mantengtamos las cosas separadas.

Digan lo que digan los defensores de la ignorancia, los de la “universidad de la vida” (a la que va todo el mundo, sin que enseñe nada de particular, porque en esa “universidad” es imposible salir del ámbito de lo inmediato, y ese es un ámbito muy diminuto de la realidad en el que solo se ven algunas de las consecuencias de todo lo demás y que, por su carácter, es individual, personal y anecdótico, lo que explica que no sirva como fuente de experiencia ni que influya en prácticamente nada)… Digan lo que digan los defensores de la ignorancia, estaba diciendo, el conocimiento es el fundamento que hace posible eso: el pensar cada cual por sí mismo. Sin la ciencia es imposible superar el estrechísimo marco de lo inmediato, de lo anecdótico, y alcanzar los ámbitos de lo real, siquiera llegar a ver el mundo, menos aún comprender nada. Por supuesto, hay que evitar el egocéntrico error de confundir lo concreto con lo anecdótico, con lo inmediato personal.

Y eso requiere estudio. Un muy serio esfuerzo de estudio, sistemático, constante, como parte esencial de la vida. Incluso el alcanzar experiencia es imposible sin esto, sino que te limitarás a vivir tiempo, a estar en la vida como están las piedras al borde de los caminos, o los arcenes de las autopistas y los yerbajos que hay en ellos.

Quien no quiera afrontar ese esfuerzo, no pasará de ser un “cuñao” y no dirá nada más allá de los lugares comunes completamente estériles y sin contenido con respecto a la realidad a la que pretenden hacer referencia,  excepto como objeto de análisis -pues sí tienen contenido, pero no el que pretenden, sino que es indirecto y no intencionado, ya que son una expresión de esa realidad, como, por ejemplo de la ideología de la sociedad.

Y digo esto muy consciente de que el realizar el esfuerzo no garantiza, por mi parte, el que logre mi objetivo. Y no siendo yo quien deba juzgar esto último, sí me creeré con el derecho a tratar de expresar mis conclusiones, los pasos que voy alcanzando, al menos en ciertos ámbitos -ya que en otros es más complicado hacerlo mediante un blog. Para eso tengo este blog.

No tengo interés, aquí, en entrar en polémicas, ya que las polémicas a través de Internet parecen decididamente inútiles, y hay que dedicarles un tiempo y esfuerzo que, por el nulo provecho, luego se lamentan. Pocas veces -o ninguna- aportan nada. Para eso, es mejor otros lugares. Y es necesario un necesario despego, aunque sea malinterpretado como altivez (lo que de todas formas no me preocupa demasiado, el andar pendiente que se piense esto o aquello de mí, menos por personas que ni conozco ni con las que tengo ningún contacto). Y esta es otra razón, quizás más fundamental, para no querer entrar en polémicas en este blog.

Por el momento, dejo noticias y añado algunos videos de YouTube sobre cursos, etc., que me han parecido muy interesantes.

 

Anuncios